Piso 79

martin cathrae
Hoy va a ser un gran día. Cualquiera con un poco de olfato lo vería tan claro como yo, y que en el ascensor suene la chica de Ipanema de fondo me lo confirma. La excitación me embarga cuando llego al piso 79. Puros nervios que se traducen en manos sudorosas. Trato de secarlas frotándolas contra el pantalón antes de agarrar los picaportes de diseño de la puerta doble de cristal y empujarlos con fuerza. Mi ímpetu me delata, pues la correa que asegura una de las metralletas semiautomáticas que llevo colgando del brazo se suelta  y el arma pendulea dejándose entrever bajo la gabardina. No pierdo el tiempo y empuño mis dos armas antes de que cunda el pánico. Cuando voy a apretar el gatillo cuando alguien llama la atención de todos. ¿Qué coño le pasa a ese avión? Gracias por joderme la vendetta, Osama.
Imagen en Creative Commons: flickr/Martin Cathrae
Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s