Aterrador

Los peces de mi pecera hicieron una estatua con forma de teléfono. Luego supe que adoraban al dominador del dios que los alimentaba.


¿Incomprensible?

Mientras miraba embobado su teléfono en la discoteca, su novia bailaba con otro. “Siempre me dejan” se lamentaba, “no lo entiendo”.