Obligados a ser libres

Harto de cargar el peso de todos, el ladrillo decidió dejar su puesto en el edificio. El resto se vieron abocados a una libertad no pedida.


Adoro bucear (III)

Cada lunes, auspiciado por Escriturama, publico en el proyecto Corazón de Sapo que, en pocas palabras, consiste en escribir un relato basándome en una frase. Os animo a leer este y el resto de textos que aparecen en el blog que acoge esta iniciativa y la de Letra de Imprenta. Os dejo con el tercer relato, inspirado en la oración: Adoro bucear.

Leer el resto de esta entrada »