Obligados a ser libres

Harto de cargar el peso de todos, el ladrillo decidió dejar su puesto en el edificio. El resto se vieron abocados a una libertad no pedida.