Vocación frustrada

Su timidez le convirtió en atracador frustrado. Antes de que pudiera sacar la escopeta le pedían que dejara su mochila en consigna.


Calidad superior

– ¿No son muy duros estos zapatos?
– ¡Imposible!- grito el vendedor ofendido – Es piel humana 100%.


Aterrador

Los peces de mi pecera hicieron una estatua con forma de teléfono. Luego supe que adoraban al dominador del dios que los alimentaba.


Sumisión

– Arrástrame al infierno, pégame, humíllame. Con lo que te pago…
– No hables, gusano.
– Sí, ama.


Elecciones

Enredó los dedos en su cabello y sonrió:

– Si yo caigo tú también – le dijo dejando de resistir sus empujones en el borde de la cornisa.


Dime con quien andas…

– Estás loco, aléjate de mí.
– ¿Y por qué crees que nos tienen aquí encerrados? ¿Por visionarios?

El día de la marmota

-¡Lentos!- gritaba el segundero cada vez que pasaba a las otras manecillas sin darse cuenta que siempre acababa en el mismo sitio.