Aterrador

Los peces de mi pecera hicieron una estatua con forma de teléfono. Luego supe que adoraban al dominador del dios que los alimentaba.

Anuncios

Sumisión

– Arrástrame al infierno, pégame, humíllame. Con lo que te pago…
– No hables, gusano.
– Sí, ama.